Galahad,The Wise Dragon-Wizard
Lined Alsab´s GatesKeeper



Está escrito en el Portal de LINED ALSAB,
el Castillo junto al mar...

El guardian de la lluvia y el viento


Pets name: Escarcha
Adopt your own!


La Guardiana del Espejo del Tiempo


Pets name: Lady of Shallot
Adopt your own!


El Guardian del Libro de Cristal


Pets name: ShadowLord
Adopt your own!


Si sabes las palabras hechizadas,puedes invocarlos.Te guiaran por Mi Reino, protegiéndote de los peligros y amparándote en tu tristeza.Camina tranquilo y feliz en su compañía...¡Nunca te abandonaran!

blog


CALL GHALAHAD
ANSWER THE RIDDLE
SAY THE ENCHANTED WORDS
AND THE GATES WILL BE OPEN, FRIEND





¡¡¡AND THE ADVENTURE, BEGINS!!!




bloggerNecesitasblogger



.*.Mapa de Lined Alsab.*.


.*.Para que encuentres mis Post perdidos, Pon el nombre o palabra de tu interés.*.






.*.Cartas al Reino de Liz.*.



Pincha el logo y envíame un mail




.*.¿Me entiendes?.*.







blog




¡Click! en Arwen 
si deseas ver el detalle de los Libros

2011 Reading Challenge

Elizabetha has read 6 books toward her goal of 60 books.
hide

domingo, 21 de agosto de 2011

Liz Sick








Sorry Amig@s,  me muero de gripe, por ello no he escrito nada.


Ya estaba media enferma el viernes, con la faringe inflamada, pero pensé que seria sólo un fantasmita de gripe. 


Mi amiga Lucy se va a Europa dos semanas y fui a verla para despedirme. Problem? su casa era un horno y cuando me fui hacia un frío de los mil demonios.Resultado: una gripe galopante... literalmente me estoy casi muriendo de dolor de cabeza etc...blabla...etc. 


Tenia presupuestado, para estos días, hacer tres reseñas y contarles como, hace un mes, fui a un programa de radio...mas, ante esta invasión artera de bichos, les pido que me esperen un par de días ¿ya?. Necesito recuperarme.


Hoy desperté a las 5 de la tarde, dormí 15 horas ...uff!!.Espero que pase luego...=(


Cariños a todos





Agripadamente












jueves, 18 de agosto de 2011

Elizabetha y las donas (rosquillas)








Según dice uno de los miembros de mi reducidisimo grupo de alumnos tengo una "Gran experiencia de Vida" @_@...bueno, toda buena Looser tiene SIEMPRE mucho que contar.




El lilycuento de hoy se titula "La Dona del Misterio"




Hace siglos atrás, yo era una pequeña niña ansiosa de viajar a la ciudad gigantesca donde vivía su madrina. Cuando esta me recibió,durante el camino hacia su casa me dijo con voz misteriosa "Mañana, luego de que termine el trabajo iremos a comer DONALDS".Mi pequeño cerebrito procesó rápidamente la información "¿Donalds?"-pegunté. "si, están hechas de masa, cubiertas de chocolate y rellenas de manjar" me respondieron.Mis ojitos se iluminaron...comería algo sabroso y muy, muy,muy exótico. Durante las 24 horas siguientes , apenas podía esperar para comer esas ansiadas DONALDS. Como su nombre CLARAMENTE LO EXPLICABA PARA MI, tendrían la forma del Pato DONALD.Osea, seria como los choclatitos de pascuas con forma de conejo...la forma la da el chocolate y se rellenan de manjar.La duda era donde meterían la masa...¿donde? ¡¿donde?! la pregunta martillaba en mi cabeza.

Conforme pasaban las horas, más ansiosa me tornaba, a cada rato preguntaba a que hora comeríamos las DONALDS...insistía e insistía.Realmente ese día debo haber sido una pulga en el oído.

Por la tarde, ya oscurecía temprano pues era invierno ,entramos a una tienda cuya puerta era blanca.Dentro había vidrieras con unas cositas redondas, la parecer fritas y glaceadas. Pero, para mi espanto No se veía NINGUNA DONALD...NINGUNA.Miré con estupor a mi alrededor buscando mi deseado trofeo,digno de mi por mi paciente espera...pero no estaba por ninguna parte. En eso se acerco mi ti con una de esas cositas redondas y me la entregó.Estaba bañada en chocolate...¡PIP PIP PIP PIP! sonó en mi cabeza. No lograba entender ¿no había Donalds? ¿me daba esto como premio de consuelo?.¡Que decepción Dios mio para tan tierna edad!. La tome entre mis manos y la mordisquie con desgano "no deben ser ni la mitad de ricas que las DONALDS verdaderas" pensé suspirando mi mala suerte. Mi ti pago y se llevó una caja llena de rosquilla para tomar once. Mi pesadumbre aumento...no llevaba ninguna DONALD.

No mire la caja por largo rato, ya que me ensimismé mirando las luces por las ventanas.Pero,al frenar bruscamente el auto, me fui de bruces sobre la caja y cual no seria la sorpresa cuando leí que en la caja decía DONAS ...

Comprendí de inmediato mi error...no existían las DONALDS, nunca habían existido esa maravilla de chocolate relleno de manjar...solo era parte e mi fructífera imanación. Había malinterpretado el nombre y mi fantasía creó el resto.




Entonces las DONALDS se transformaron en DONAS...y el misterio quedó resuelto.










Hugs and kisses








lunes, 15 de agosto de 2011

Leyenda rusa: Vasilissa (Basilisa) la Hermosa ... (ya que estoy metida al medio de la saga "Vampire Academy"=P)












Esta será una nueva sección del blog (Uff! Otra más @_@) dedicada a mezclar la mitología, el cine y libros. Como está tan de moda usar leyendas antiguas, especialmente mitología griega (lo más cercano es "Predestinados") y reinventarlas, reescribirlas etc.Me parece una buena idea arrojar un poco de luz sobre las verdaderas tradiciones que dan vida a estos nuevos relatos.





También me he dado cuenta que se usan películas o frases de películas en las narraciones (Uff! para que hablar de todo lo que se recuenta en el cine, pero eso es demasiado extenso para ocuparme sola de ello) , que tal vez pocos conozcan  y con las cuales también me gustaría trabajar. Por ejemplo esta: ""Por todos los santos, qué noble que es este grupo.Son todos unos espartacos ,¿no es así?" (Frostbite-Richelle Mead):¿Espartacos? , Why?=P





Como estoy en medio de la Saga de Vampire Academy, les dejo la historia de Vasilissa (o Basilisa) la Bella y un par de enlaces más que hice con motivo del libro "Marcada" y leyendas rusas sobre la misma figura.





Si desean algo en especial, pueden dejarme un comentario.














En un reino vivía una vez un comerciante con su mujer y su única hija, llamada Basilisa la Hermosa. Al cumplir la niña los ocho años se puso enferma su madre, y presintiendo su próxima muerte llamó a Basilisa, le dio una muñeca y le dijo:




-Escúchame, hijita mía, y acuérdate bien de mis últimas palabras. Yo me muero y con mi bendición te dejo esta muñeca; guárdala siempre con cuidado, sin mostrarla a nadie, y cuando te suceda alguna desdicha, pídele consejo.




Después de haber dicho estas palabras, la madre besó a su hija, suspiró y se murió.




El comerciante, al quedarse viudo, se entristeció mucho; pero pasó tiempo, se fue consolando y decidió volver a casarse. Era un hombre bueno y muchas mujeres lo deseaban por marido; pero entre todas eligió una viuda que tenía dos hijas de la edad de Basilisa y que en toda la comarca tenía fama de ser buena madre y ama de casa ejemplar.




El comerciante se casó con ella, pero pronto comprendió que se había equivocado, pues no encontró la buena madre que para su hija deseaba. Basilisa era la joven más hermosa de la aldea; la madrastra y sus hijas, envidiosas de su belleza, la mortificaban continuamente y le imponían toda clase de trabajos para ajar su hermosura a fuerza de cansancio y para que el aire y el sol quemaran su cutis delicado. Basilisa soportaba todo con resignación y cada día crecía su hermosura, mientras que las hijas de la madrastra, a pesar de estar siempre ociosas, se afeaban por la envidia que tenían a su hermana. La causa de esto no era ni más ni menos que la buena Muñeca, sin la ayuda de la cual Basilisa nunca hubiera podido cumplir con todas sus obligaciones. La Muñeca la consolaba en sus desdichas, dándole buenos consejos y trabajando con ella.




Así pasaron algunos años y las muchachas llegaron a la edad de casarse. Todos los jóvenes de la ciudad solicitaban casarse con Basilisa, sin hacer caso alguno de las hijas de la madrastra. Ésta, cada vez más enfadada, contestaba a todos:




-No casaré a la menor antes de que se casen las mayores.




Y después de haber despedido a los pretendientes, se vengaba de la pobre Basilisa con golpes e injurias.




Un día el comerciante tuvo necesidad de hacer un viaje y se marchó. Entretanto, la madrastra se mudó a una casa que se hallaba cerca de un espeso bosque en el que, según decía la gente, aunque nadie lo había visto, vivía la terrible bruja Baba-Yaga; nadie osaba acercarse a aquellos lugares, porque Baba-Yaga se comía a los hombres como si fueran pollos.




Después de instaladas en el nuevo alojamiento, la madrastra, con diferentes pretextos, enviaba a Basilisa al bosque con frecuencia; pero a pesar de todas sus astucias la joven volvía siempre a casa, guiada por la Muñeca, que no permitía que Basilisa se acercase a la cabaña de la temible bruja.




Llegó el otoño, y un día la madrastra dio a cada una de las tres muchachas una labor: a una le ordenó que hiciese encaje; a otra, que hiciese medias, y a Basilisa le mandó hilar, obligándolas a presentarle cada día una cierta cantidad de trabajo hecho. Apagó todas las luces de la casa, excepto una vela que dejó encendida en la habitación donde trabajaban sus hijas, y se acostó. Poco a poco, mientras las muchachas estaban trabajando, se formó en la vela un pabilo, y una de las hijas de la madrastra, con el pretexto de cortarlo, apagó la luz con las tijeras.




-¿Qué haremos ahora? -dijeron las jóvenes-. No había más luz que ésta en toda la casa y nuestras labores no están aún terminadas. ¡Habrá que ir en busca de luz a la cabaña de Baba-Yaga!




-Yo tengo luz de mis alfileres -dijo la que hacía el encaje-. No iré yo.




-Tampoco iré yo -añadió la que hacía las medias-. Tengo luz de mis agujas.




-¡Tienes que ir tú en busca de luz! -exclamaron ambas-. ¡Anda! ¡Ve a casa de Baba-Yaga!




Y al decir esto echaron a Basilisa de la habitación. Basilisa se dirigió sin luz a su cuarto, puso la cena delante de la Muñeca y le dijo:




-Come, Muñeca mía, y escucha mi desdicha. Me mandan a buscar luz a la cabaña de Baba-Yaga y ésta me comerá. ¡Pobre de mí!




-No tengas miedo -le contestó la Muñeca-; ve donde te manden, pero no te olvides de llevarme contigo; ya sabes que no te abandonaré en ninguna ocasión.




Basilisa se metió la Muñeca en el bolsillo, se persignó y se fue al bosque. La pobrecita iba temblando, cuando de repente pasó rápidamente por delante de ella un jinete blanco como la nieve, vestido de blanco, montado en un caballo blanco y con un arnés blanco; en seguida empezó a amanecer. Siguió su camino y vio pasar otro jinete rojo, vestido de rojo y montado en un corcel rojo, y en seguida empezó a levantarse el sol. Durante todo el día y toda la noche anduvo Basilisa, y sólo al atardecer del día siguiente llegó al claro donde se hallaba la cabaña de Baba-Yaga; la cerca que la rodeaba estaba hecha de huesos humanos rematados por calaveras; las puertas eran piernas humanas; los cerrojos, manos, y la cerradura, una boca con dientes. Basilisa se llenó de espanto. De pronto apareció un jinete todo negro, vestido de negro y montando un caballo negro, que al aproximarse a las puertas de la cabaña de Baba-Yaga desapareció como si se lo hubiese tragado la tierra; en seguida se hizo de noche. No duró mucho la oscuridad: de las cuencas de los ojos de todas las calaveras salió una luz que alumbró el claro del bosque como si fuese de día. Basilisa temblaba de miedo y no sabiendo dónde esconderse, permanecía quieta.




De pronto se oyó un tremendo alboroto: los árboles crujían, las hojas secas estallaban y la espantosa bruja Baba-Yaga apareció saliendo del bosque, sentada en su mortero, arreando con el mazo y barriendo sus huellas con la escoba. Se acercó a la puerta, se paró, y husmeando el aire, gritó:




-¡Huele a carne humana! ¿Quién está ahí?




Basilisa se acercó a la vieja, la saludó con mucho respeto y le dijo:




-Soy yo, abuelita; las hijas de mi madrastra me han mandado que venga a pedirte luz.




-Bueno -contestó la bruja-, las conozco bien; quédate en mi casa y si me sirves a mi gusto te daré la luz.




Luego, dirigiéndose a las puertas, exclamó:




-¡Ea!, mis fuertes cerrojos, ¡ábranse! ¡Ea!, mis anchas puertas, ¡déjenme pasar!




Las puertas se abrieron; Baba-Yaga entró silbando, acompañada de Basilisa, y las puertas se volvieron a cerrar solas. Una vez dentro de la cabaña, la bruja se echó en un banco y dijo:




-¡Quiero cenar! ¡Sirve toda la comida que está en el horno!




Basilisa encendió una tea acercándola a una calavera, y se puso a sacar la comida del horno y a servírsela a Baba-Yaga; la comida era tan abundante que habría podido satisfacer el hambre de diez hombres; después trajo de la bodega vinos, cerveza, aguardiente y otras bebidas. Todo se lo comió y se lo bebió la bruja, y a Basilisa le dejó tan sólo un poquitín de sopa de coles y una cortecita de pan.




Se preparó para acostarse y dijo a la nueva doncella:




-Mañana tempranito, después que me marche, tienes que barrer el patio, limpiar la cabaña, preparar la comida y lavar la ropa; luego tomarás del granero un celemín de trigo y lo expurgarás del maíz que tiene mezclado. Procura hacerlo todo, porque si no te comeré a ti.




Después de esto, Baba-Yaga se puso a roncar, mientras que Basilisa, poniendo ante la Muñeca las sobras de la comida y vertiendo amargas lágrimas, dijo:




-Toma, Muñeca mía, come y escúchame. ¡Qué desgraciada soy! La bruja me ha encargado que haga un trabajo para el que harían falta cuatro personas y me amenazó con comerme si no lo hago todo.




La Muñeca contestó:




-No temas nada, Basilisa; come, y después de rezar, acuéstate; mañana arreglaremos todo.




Al día siguiente se despertó Basilisa muy tempranito, miró por la ventana y vio que se apagaban ya los ojos de las calaveras. Vio pasar y desaparecer al jinete blanco, y en seguida amaneció. Baba-Yaga salió al patio, silbó, y ante ella apareció el mortero con el mazo y la escoba. Pasó a todo galope el jinete rojo, e inmediatamente salió el sol. La bruja se sentó en el mortero y salió del patio arreando con el mazo y barriendo con la escoba.




Basilisa se quedó sola, recorrió la cabaña, se admiró al ver las riquezas que allí había y se quedó indecisa sin saber por cuál trabajo empezar. Miró a su alrededor y vio que de pronto todo el trabajo aparecía hecho; la Muñeca estaba separando los últimos granos de trigo de los de maíz.




-¡Oh mi salvadora! -exclamó Basilisa-. Me has librado de ser comida por Baba-Yaga.




-No te queda más que preparar la comida -le contestó la Muñeca al mismo tiempo que se metía en el bolsillo de Basilisa-. Prepárala y descansa luego de tu labor.




Al anochecer, Basilisa puso la mesa, esperando la llegada de Baba-Yaga. Ya anochecía cuando pasó rápidamente el jinete negro, e inmediatamente obscureció por completo; sólo lucieron los ojos de las calaveras. Luego crujieron los árboles, estallaron las hojas y apareció Baba-Yaga, que fue recibida por Basilisa.




-¿Está todo hecho? -preguntó la bruja.




-Examínalo todo tú misma, abuelita.




Baba-Yaga recorrió toda la casa y se puso de mal humor por no encontrar un solo motivo para regañar a Basilisa.




-Bien -dijo al fin, y se sentó a la mesa; luego exclamó-: ¡Mis fieles servidores, vengan a moler mi trigo!




En seguida se presentaron tres pares de manos, cogieron el trigo y desaparecieron. Baba-Yaga, después de comer hasta saciarse, se acostó y ordenó a Basilisa:




-Mañana harás lo mismo que hoy, y además tomarás del granero un montón de semillas de adormidera y las escogerás una a una para separar los granos de tierra.




Y dada esta orden se volvió del otro lado y se puso a roncar, mientras Basilisa pedía consejo a la Muñeca. Ésta repitió la misma contestación de la víspera:




-Acuéstate tranquila después de haber rezado. Por la mañana se es más sabio que por la noche; ya veremos cómo lo hacemos todo.




Por la mañana la bruja se marchó otra vez, y la muchacha, ayudada por su Muñeca, cumplió todas sus obligaciones. Al anochecer volvió Baba-Yaga a casa, visitó todo y exclamó:




-¡Mis fieles servidores, mis queridos amigos, vengan a prensar mi simiente de adormidera!




Se presentaron los tres pares de manos, cogieron las semillas de adormidera y se las llevaron. La bruja se sentó a la mesa y se puso a cenar.




-¿Por qué no me cuentas algo? -preguntó a Basilisa, que estaba silenciosa-. ¿Eres muda?




-Si me lo permites, te preguntaré una cosa.




-Pregunta; pero ten en cuenta que no todas las preguntas redundan en bien del que las hace. Cuanto más sabio se es, se es más viejo.




-Quiero preguntarte, abuelita, lo que he visto mientras caminaba por el bosque. Me adelantó un jinete todo blanco, vestido de blanco y montado sobre un caballo blanco. ¿Quién era?




-Es mi Día Claro -contestó la bruja.




-Más allá me alcanzó otro jinete todo rojo, vestido de rojo y montando un corcel rojo. ¿Quién era éste?




-Es mi Sol Radiante.




-¿Y el jinete negro que me encontré ya junto a tu puerta?




-Es mi Noche Oscura.




Basilisa se acordó de los tres pares de manos, pero no quiso preguntar más y se calló.




-¿Por qué no preguntas más? -dijo Baba-Yaga.




-Esto me basta; me has recordado tú misma, abuelita, que cuanto más sepa seré más vieja.




-Bien -repuso la bruja-; bien haces en preguntar sólo lo que has visto fuera de la cabaña y no en la cabaña misma, pues no me gusta que los demás se enteren de mis asuntos. Y ahora te preguntaré yo también. ¿Cómo consigues cumplir con todas las obligaciones que te impongo?




-La bendición de mi madre me ayuda -contestó la joven.




-¡Oh lo que has dicho! ¡Vete en seguida, hija bendita! ¡No necesito almas benditas en mi casa! ¡Fuera!




Y expulsó a Basilisa de la cabaña, la empujó también fuera del patio; luego, tomando de la cerca una calavera con los ojos encendidos, la clavó en la punta de un palo, se la dio a Basilisa y le dijo:




-He aquí la luz para las hijas de tu madrastra; tómala y llévatela a casa.




La muchacha echó a correr alumbrando su camino con la calavera, que se apagó ella sola al amanecer; al fin, a la caída de la tarde del día siguiente llegó a su casa. Se acercó a la puerta y tuvo intención de tirar la calavera pensando que ya no necesitarían luz en casa; pero oyó una voz sorda que salía de aquella boca sin dientes, que decía: «No me tires, llévame contigo.» Miró entonces a la casa de su madrastra, y no viendo brillar luz en ninguna ventana, decidió llevar la calavera consigo.




La acogieron con cariño y le contaron que desde el momento en que se había marchado no tenían luz, no habían podido encender el fuego y las luces que traían de las casas de los vecinos se apagaban apenas entraban en casa.




-Acaso la luz que has traído no se apague -dijo la madrastra.




Trajeron la calavera a la habitación y sus ojos se clavaron en la madrastra y sus dos hijas, quemándolas sin piedad. Intentaban esconderse, pero los ojos ardientes las perseguían por todas partes; al amanecer estaban ya las tres completamente abrasadas; sólo Basilisa permaneció intacta.




Por la mañana la joven enterró la calavera en el bosque, cerró la casa con llave, se dirigió a la ciudad, pidió alojamiento en casa de una pobre anciana y se instaló allí esperando que volviese su padre. Un día dijo Basilisa a la anciana:




-Me aburro sin trabajo, abuelita. Cómprame del mejor lino e hilaré, para matar el tiempo.




La anciana compró el lino y la muchacha se puso a hilar. El trabajo avanzaba con rapidez y el hilo salía igualito y finito como un cabello. Pronto tuvo un gran montón, suficiente para ponerse a tejer; pero era imposible encontrar un peine tan fino que sirviese para tejer el hilo de Basilisa y nadie se comprometía a hacerlo. La muchacha pidió ayuda a su Muñeca, y ésta en una sola noche le preparó un buen telar.




A fines del invierno el lienzo estaba ya tejido y era tan fino que se hubiera podido enhebrar en una aguja. En la primavera lo blanquearon, y entonces dijo Basilisa a la anciana:




-Vende el lienzo, abuelita, y guárdate el dinero.




La anciana miró la tela y exclamó:




-No, hijita; ese lienzo, salvo el zar, no puede llevarlo nadie. Lo enseñaré en palacio.




Se dirigió a la residencia del zar y se puso a pasear por delante de las ventanas de palacio.




El zar la vio y le preguntó:




-¿Qué quieres, viejecita?




-Majestad -contestó ésta-, he traído conmigo una mercancía preciosa que no quiero mostrar a nadie más que a ti.




El zar ordenó que la hiciesen entrar, y al ver el lienzo se quedó admirado.




-¿Qué quieres por él? -preguntó.




-No tiene precio, padre y señor; te lo he traído como regalo.




El zar le dio las gracias y la colmó de regalos. Empezaron a cortar el lienzo para hacerle al zar unas camisas; cortaron la tela, pero no pudieron encontrar lencera que se encargase de coserlas. La buscaron largo tiempo, y al fin el zar llamó a la anciana y le dijo:




-Ya que has sabido hilar y tejer un lienzo tan fino, por fuerza tienes que saber coserme las camisas.




-No soy yo, majestad, quien ha hilado y tejido esta tela; es labor de una hermosa joven que vive conmigo.




-Bien; pues que me cosa ella las camisas.




Volvió la anciana a su casa y contó a Basilisa lo sucedido y ésta repuso:




-Ya sabía yo que me llamarían para hacer este trabajo.




Se encerró en su habitación y se puso a trabajar. Cosió sin descanso y pronto tuvo hecha una docena de camisas. La anciana las llevó a palacio, y mientras tanto Basilisa se lavó, se peinó, se vistió y se sentó a la ventana esperando lo que sucediera.




Al poco rato vio entrar en la casa a un lacayo del zar, que dirigiéndose a la joven dijo:




-Su Majestad el zar quiere ver a la hábil lencera que le ha cosido las camisas, para recompensarla según merece.




Basilisa la Hermosa se encaminó a palacio y se presentó al zar. Apenas éste la vio se enamoró perdidamente de ella.




-Hermosa joven -le dijo-, no me separaré de ti, porque serás mi esposa.




Entonces tomó a Basilisa la Hermosa de la mano, la sentó a su lado y aquel mismo día celebraron la boda.




Cuando volvió el padre de Basilisa tuvo una gran alegría al conocer la suerte de su hija y se fue a vivir con ella. En cuanto a la anciana, la joven zarina la acogió también en su palacio y a la Muñeca la guardó consigo hasta los últimos días de su vida, que fue toda ella muy feliz.








LizLinkS




El Cuento de Basilisa la Sabia está ACA , bajo el nombre de "La Rana Zarevna".



"BABA YAGA, la bruja Eslava y la leyenda de Vassilisa "...ACA



"Nyx (Nyx) y las amazonas" ACA



Si mañana me siento mejor de mi faringitis, comentaré las últimos libros que he leído Vampire Academy I y II










Hugs and kisses











domingo, 14 de agosto de 2011

Mi Mini Gatita "Arturita" su "Novio" gatuno Junior y el Pater Familia Gato, Cascabel...






















Hola, soy Arturita, la última descendiente de Los Hunos. Mamy  Liz se dio cuenta hace poco que yo era ITA y no ITO.Parece que le sucede seguido ya que Junior...








¿Quien? ¿ Yo?








¡¡¡SI TU!!!!









¡¡Gatota desagradable!!¡¡¡. deberían regalarte a una bruja!!!

Podría ser papá, el también se llama Cascabel como yo.....










¬¬ No dije Cascabel 


(¡Dios ,es insoportable,como si hubiese otro Junior e la Pieza!.)








Bueno Junior fue "Motita" hasta grande y su papá Tio Cascabel  "Luna" y Tio Principe "Meli"...=O.O= ...pero yo fui Arturo hasta hace dos semanas...¬¬


Mamá me quiere mucho, me gusta dormir metida debajo sus frazadas y que me haga cosquillas en la pancita, la extraño ¿horriblemente cuando no está en casa, ¡ojalá me llevara con ella!...soy muy pequeña para mis casi 9 meses debido a que enferme muy gravemete cuando tenía apenas 58 días y casi me fui al Cielo de gatotitos...












¿Ven que soy pequeña? soy más chiquita que el libro de mamy...











¿Se percatan?...Acá se ve mejor cuan enana soy...como Tia Pistu que ya no está con nosotros =(...se fue al Cielo de los gatitos... así que soy su heredera como gatito -Bonsai =^^=








OHHHH!! ..viene mamá!!!...


cerraré los ojos para hacer como que no la veo...








Cascabel: este par me vuelve loco...








Con el debido respeto Tio, su hijo es insoportable








"Ella" (me quita el cariño y los mimos de mamy) 


me parece la gata más desagradable del mundo








Cascabel: si se nota ¬¬..sobre todo e esta foto...








Arturita: ¡Esto es humillante!

¡Me niego a seguir discutiendo!...












Junior:  JUM!..Yo también...








Se ruega no agrandar la foto, por razones obvias.


Amigos, Disculpen a mis bebés...se pelean todo el día y se adoran. Junior acicala continuamente a Arturita (tratamos de ponerle nombre de niña, pero no hubo caso) , se duermen juntos, juegan en mis escritorio (¡¡Hay mis lapices y cuadernos!!), ella le enseña como trepar a mi estantería (¡¡pobre mis libros!!!) y arriba de mi cama-litera y él la cuida en todas partes...son muy monos, los adoro....y son casi los únicos "Duendes del Castillo que quedan =(...luego les contaré por qué =(...Por ahora Cascabel, es el Pater familia =P...





P.S Disculpen por la foto, pero estoy nuevamente enferma y casi no duermo...por eso no he escrito las reseñas que faltan, ni algunas peripecias de mi vida que deseaba narrarles.Las cosas están mal en muchos ámbitos de mi vida :trabajo, familia, amistades...pero no pierdo al fé e que todo se arreglará =P...ah y la N de mi laptop está mala...=P












Hugs and kisses










sábado, 13 de agosto de 2011

A Chantar M'er (Mi cantar) versión original medieval reconstruida y la de la fantástica Azam Ali








Entre mis poco ortodoxos gustos en música figura la llamada "medieval-renacentista" (no entraré en el debate, con el cual estoy completamente de acuerdo, de que le Edad Media no existe etc...blablabla...etc) la cual me llevó a la Gran Loreena Mckennitt y,el año pasado durante mi larga enfermedad, a la portentosa Azam Aly...junto al grato descubrimiento de la existencia de "trovadoras" durante la mal llamada "Edad Oscura"...





Disfruten...











¡¡¡Ups!!!, ¡¡¡apague el reproductor del blog!!!





















Hugs and kisses











Arte en Chocolate =P ...para empezar un exquisito y agradable fin de semana =)










Les dejo estas "deliciosas" formas de arte para que comiencen un grato fin de semana *o*... son  realmente exquisitas y soy una fanática-loca del chocolate (ñ_ñ)


  Se los dejo porque todos necesitamos un poco de 


dulzura en nuestras vidas...


Buen Provecho =P...



















.













Hugs and kisses









jueves, 11 de agosto de 2011

No puedo dejar de escuchar: "Lullaby" Loreena McKennitt con el poema ("Prólogo al Rey Eduardo IV",1783) de William Blake y sus creaciones "The Whirlwind: Ezekiel's Vision of the Cherubim and Eyed Wheels" y "El Gran Dragón Rojo y la Mujer Vestida de Sol"




William Blake, c 1801-1807
The Whirlwind:Ezekiel's Vision of the Cherubim and Eyed Wheels
 (Illustration to the Old Testament Ezekiel I 4–28),


Pen and watercolor over graphite on paper,

Museum of Fine Arts, Boston







Me obsesioné con esta canción de Loreena Mckennitt (suene en el reproductor de mi blog, por si no la han escuchado =P). "Lullaby" ("Canción de cuna"), pertenece al CD con que debutó llamado "Elemental". Lo que me @_@ (entiende no?) fué el fragmeto que se lee o recita en ella...la voz  ¡¡¡OH MY GOOD!!! @_@. Pensé que sería de Sir Ian McKellen (AKA Gandalf) o de Christopher Lee (AKA Saruman o el Conde Dooku) por la profundidad y magnificencia del tono de sus palabras, pero pertenece a un actor canadiense llamado Douglas Campbell, muerto recientemente el 2009. Douglas, gracias por este AWESOME grabación...me tiene @_@...¡¡¡estremecedor y emotivo!!!...@_@





El fragmento es parte de una poesía de WILLIAM BLAKEmístico, pintor y escritor inglés del siglo XVIII autodidacta,quien adujo toda su vida que las imágenes que plasmaba venían directamente de Dios.Investigando AQUI, supe que los versos eran del Prólogo de Eduardo VI (Thanks a lot!!!)


El poema es fácil de entender, así que que traté de copiarlo (corregí lo que tenía malo desde ACA) y mejoré mi traducción al castellano guiandome por esta entrada (¡¡Muchas gracias! )





Disfrútenlo...es para morir por unos segundos...




















O for a voice like thunder, and a tongue


to drown the throat of war! – When the senses


are shaken, and the soul id driven to madness,


who can stand? When the souls of the oppressed


fight in the troubled air that rages, who can stand?


when the whirlwind of fury comes from the


throne of God, when the frowns of his countenance


drive the nations together, who can stand?


when Sin claps his broad wings over the battle,


and sails rejoicing in the flood of Death;


when souls are torn to everlasting fire.


and fiends of Hell rejoice upon the slain,


O who can stand? O who hath caused this?


O who can answer at the throne of God?


The Kings and Nobles of the Land have done it!


Hear it not, Heaven, thy Ministers have done it!











Traducción al español





¡Oh, quien tuviera una voz como el trueno, y una lengua para atenazar la garganta de la guerra! Cuando los sentidos se tambalean y el alma es conducida a la locura…¿Quién puede soportarlo? Cuando las almas de los oprimidos luchan en el agitado aire enrarecido…¿Quién puede soportarlo? Cuando el torbellino de la furia procede del Trono de Dios, cuando es el ceño de Su Rostro el que lanza las naciones unas contra otras…¿Quién puede soportarlo? Cuando Destino estrella sus inmensas alas sobre la batalla, y navega con regocijo sobre esa marea de Muerte…¿Quién puede soportarlo? Cuando las almas son arrastradas al fuego eterno, y los demonios del Infierno se deleitan sobre la matanza…Oh, ¿Quién puede soportarlo? ¿Quién, quién es el culpable? ¿Quién puede contestar ante el Trono de Dios? ¡Los Reyes y los Nobles de la Tierra lo han hecho! ¡No les escucucheis, Cielos, tus sacerdotes lo han hecho!







En el blog  "La Vieja Musa" encontrarás más datos, por cierto magnífica bitácora










William Blake,

 "El Gran Dragón Rojo y la Mujer Vestida de Sol"
c 1806-1809, acuarela sobre madera,
Brooklyn Museum, New York


(Si es la pintura que aperece en la película "Dragón Rojo")





A mi me encanta William Blake 


¿Les gustaría que hiciera una (o varias) entrada(s) dedicada(s) a él, sus escritos, pinturas y misticismo?


















Hugs and kisses









"Lamia" de John Keats (Inglés Completo)+ Datos y webs de interés sobre Keats, Waterhouse y La Hemandad Prerafaelista




John Keats


Continuación de esta ENTRADA






Lamia (Texto completo en Inglés)









Part 1





Upon a time, before the faery broods


Drove Nymph and Satyr from the prosperous woods,


Before King Oberon's bright diadem,


Sceptre, and mantle, clasp'd with dewy gem,


Frighted away the Dryads and the Fauns


From rushes green, and brakes, and cowslip'd lawns,


The ever-smitten Hermes empty left


His golden throne, bent warm on amorous theft:


From high Olympus had he stolen light,


On this side of Jove's clouds, to escape the sight


Of his great summoner, and made retreat


Into a forest on the shores of Crete.


For somewhere in that sacred island dwelt


A nymph, to whom all hoofed Satyrs knelt;


At whose white feet the languid Tritons poured


Pearls, while on land they wither'd and adored.


Fast by the springs where she to bathe was wont,


And in those meads where sometime she might haunt,


Were strewn rich gifts, unknown to any Muse,


Though Fancy's casket were unlock'd to choose.


Ah, what a world of love was at her feet!


So Hermes thought, and a celestial heat


Burnt from his winged heels to either ear,


That from a whiteness, as the lily clear,


Blush'd into roses 'mid his golden hair,


Fallen in jealous curls about his shoulders bare.


From vale to vale, from wood to wood, he flew,


Breathing upon the flowers his passion new,


And wound with many a river to its head,


To find where this sweet nymph prepar'd her secret bed:


In vain; the sweet nymph might nowhere be found,


And so he rested, on the lonely ground,


Pensive, and full of painful jealousies


Of the Wood-Gods, and even the very trees.


There as he stood, he heard a mournful voice,


Such as once heard, in gentle heart, destroys


All pain but pity: thus the lone voice spake:


"When from this wreathed tomb shall I awake!


When move in a sweet body fit for life,


And love, and pleasure, and the ruddy strife


Of hearts and lips! Ah, miserable me!"


The God, dove-footed, glided silently


Round bush and tree, soft-brushing, in his speed,


The taller grasses and full-flowering weed,


Until he found a palpitating snake,


Bright, and cirque-couchant in a dusky brake.





She was a gordian shape of dazzling hue,


Vermilion-spotted, golden, green, and blue;


Striped like a zebra, freckled like a pard,


Eyed like a peacock, and all crimson barr'd;


And full of silver moons, that, as she breathed,


Dissolv'd, or brighter shone, or interwreathed


Their lustres with the gloomier tapestries -


So rainbow-sided, touch'd with miseries,


She seem'd, at once, some penanced lady elf,


Some demon's mistress, or the demon's self.


Upon her crest she wore a wannish fire


Sprinkled with stars, like Ariadne's tiar:


Her head was serpent, but ah, bitter-sweet!


She had a woman's mouth with all its pearls complete:


And for her eyes: what could such eyes do there


But weep, and weep, that they were born so fair?


As Proserpine still weeps for her Sicilian air.


Her throat was serpent, but the words she spake


Came, as through bubbling honey, for Love's sake,


And thus; while Hermes on his pinions lay,


Like a stoop'd falcon ere he takes his prey.





"Fair Hermes, crown'd with feathers, fluttering light,


I had a splendid dream of thee last night:


I saw thee sitting, on a throne of gold,


Among the Gods, upon Olympus old,


The only sad one; for thou didst not hear


The soft, lute-finger'd Muses chaunting clear,


Nor even Apollo when he sang alone,


Deaf to his throbbing throat's long, long melodious moan.


I dreamt I saw thee, robed in purple flakes,


Break amorous through the clouds, as morning breaks,


And, swiftly as a bright Phoebean dart,


Strike for the Cretan isle; and here thou art!


Too gentle Hermes, hast thou found the maid?"


Whereat the star of Lethe not delay'd


His rosy eloquence, and thus inquired:


"Thou smooth-lipp'd serpent, surely high inspired!


Thou beauteous wreath, with melancholy eyes,


Possess whatever bliss thou canst devise,


Telling me only where my nymph is fled, -


Where she doth breathe!" "Bright planet, thou hast said,"


Return'd the snake, "but seal with oaths, fair God!"


"I swear," said Hermes, "by my serpent rod,


And by thine eyes, and by thy starry crown!"


Light flew his earnest words, among the blossoms blown.


Then thus again the brilliance feminine:


"Too frail of heart! for this lost nymph of thine,


Free as the air, invisibly, she strays


About these thornless wilds; her pleasant days


She tastes unseen; unseen her nimble feet


Leave traces in the grass and flowers sweet;


From weary tendrils, and bow'd branches green,


She plucks the fruit unseen, she bathes unseen:


And by my power is her beauty veil'd


To keep it unaffronted, unassail'd


By the love-glances of unlovely eyes,


Of Satyrs, Fauns, and blear'd Silenus' sighs.


Pale grew her immortality, for woe


Of all these lovers, and she grieved so


I took compassion on her, bade her steep


Her hair in weird syrops, that would keep


Her loveliness invisible, yet free


To wander as she loves, in liberty.


Thou shalt behold her, Hermes, thou alone,


If thou wilt, as thou swearest, grant my boon!"


Then, once again, the charmed God began


An oath, and through the serpent's ears it ran


Warm, tremulous, devout, psalterian.


Ravish'd, she lifted her Circean head,


Blush'd a live damask, and swift-lisping said,


"I was a woman, let me have once more


A woman's shape, and charming as before.


I love a youth of Corinth - O the bliss!


Give me my woman's form, and place me where he is.


Stoop, Hermes, let me breathe upon thy brow,


And thou shalt see thy sweet nymph even now."


The God on half-shut feathers sank serene,


She breath'd upon his eyes, and swift was seen


Of both the guarded nymph near-smiling on the green.


It was no dream; or say a dream it was,


Real are the dreams of Gods, and smoothly pass


Their pleasures in a long immortal dream.


One warm, flush'd moment, hovering, it might seem


Dash'd by the wood-nymph's beauty, so he burn'd;


Then, lighting on the printless verdure, turn'd


To the swoon'd serpent, and with languid arm,


Delicate, put to proof the lythe Caducean charm.


So done, upon the nymph his eyes he bent,


Full of adoring tears and blandishment,


And towards her stept: she, like a moon in wane,


Faded before him, cower'd, nor could restrain


Her fearful sobs, self-folding like a flower


That faints into itself at evening hour:


But the God fostering her chilled hand,


She felt the warmth, her eyelids open'd bland,


And, like new flowers at morning song of bees,


Bloom'd, and gave up her honey to the lees.


Into the green-recessed woods they flew;


Nor grew they pale, as mortal lovers do.





Left to herself, the serpent now began


To change; her elfin blood in madness ran,


Her mouth foam'd, and the grass, therewith besprent,


Wither'd at dew so sweet and virulent;


Her eyes in torture fix'd, and anguish drear,


Hot, glaz'd, and wide, with lid-lashes all sear,


Flash'd phosphor and sharp sparks, without one cooling tear.


The colours all inflam'd throughout her train,


She writh'd about, convuls'd with scarlet pain:


A deep volcanian yellow took the place


Of all her milder-mooned body's grace;


And, as the lava ravishes the mead,


Spoilt all her silver mail, and golden brede;


Made gloom of all her frecklings, streaks and bars,


Eclips'd her crescents, and lick'd up her stars:


So that, in moments few, she was undrest


Of all her sapphires, greens, and amethyst,


And rubious-argent: of all these bereft,


Nothing but pain and ugliness were left.


Still shone her crown; that vanish'd, also she


Melted and disappear'd as suddenly;


And in the air, her new voice luting soft,


Cried, "Lycius! gentle Lycius!" - Borne aloft


With the bright mists about the mountains hoar


These words dissolv'd: Crete's forests heard no more.




HASTA ESTA PARTE LLEGA EL FRAGMENTO TRADUCIDO EN LA OTRA ENTRADA...EL RESTO PINCHANDO ACA

No se porque blogger no me deja publicarlo completo














Fuentee:THERE






"Lamia" - Herbert Draper (Britàico, 1864-1920)

Oleo sobre tela, 1909






LiZLinks





.:*John Keats Biografía y Algunos poemas en español*:. (AQUI)





.:* Biografía de John William Waterhose*:. (AQUI y AQUI )





.:*Hermandad Pre-rafaeslita en Wiki*:. (AQUI)





:.*Pintura Victoria y Pre-Rafaelista. Información e imágenes*:. (AQUI)





.:*PDF con la Poesía Lamia de Keats completa*:. (AQUI)








P.S No he olvidado que les debo una entrada sobre "The lady Of Shalott", ni una reseña , pero hoy  me siento mal de mi gripe, sorry ...Seguiré buscando material sobre este tipo de poemas y los pintores  Pre-Reafelistas...y tal vez más sobre vampiros =P












Hugs and kisses










Que tus pasos sean benditos, Viajero

blog

Subir a Inicio